<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=1797956857139703&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
Editorial Circulo Rojo, 30 de julio de 2019

Consejos si estás pensando en escribir una saga. PARTE I

Tanto para los autores experimentados, como para los que no lo son tanto, escribir una serie de libros que guarden relación supone una tarea ardua. No es sencillo, pero tampoco imposible. En este post hablaremos de las claves básicas que se deben tener en cuenta a la hora de estructurar una saga, sin perder la cabeza, ni el ánimo.

 

Organización

Ten claro que la organización es lo que va a marcar la diferencia.

  • Una estructura definida y clara de la historia que se quiere contar, antes de empezar a escribir, va a ayudarte a que las cosas sean más claras, tanto para la hora de plasmar las ideas como posteriormente a la hora de que los lectores comprendan la trama. Y por supuesto, te ayudará a que el tiempo que inviertas escribiendo, valga la pena. Porque empezar a escribir sin un plan, ideas claras… Puede que te des cuenta, una vez iniciada la historia, de que hay lagunas que no sabes cómo rellenar, o que quizá no estás siguiendo por los caminos que deberías. Para ahorrarte dudas y evitar el botón de borrado, acuérdate siempre de planificar todo lo que puedas antes de empezar.
  • Puedes organizar los tiempos de escritura si tienes que seguir horarios por trabajo, vacaciones u ocio. Tener un horario para escribir puede ayudarte a mantener esas horas de creatividad concentradas en tu etapa de trabajo. De esta manera, creando una rutina podrás ver incrementado tu trabajo. Notarás también las ideas irán fluyendo de manera natural, y tu cuerpo te pedirá escribir cuando sienta que esas horas de creatividad se acercan.
  • Si eres autor brújula: ¡no te frustres! Ya hemos hablado de que cuanto más planeado se tenga el trabajo, mejor resultado dará. Pero no debes agobiarte si eres de los que trabajan poco a poco, dejándose llevar por lo nuevo. No tiene que estar todo planificado al dedillo, pero sí te ayudará saber, por ejemplo, cómo empieza la historia, por dónde quieres que vaya, y cómo va a terminar. Para guiarte y trabajar sobre seguro.
  • Si necesitas trabajar la ambientación… tienes que tomártelo muy en serio. Nadie nace sabiendo, y si quieres que tu historia se desarrolle en la Europa del siglo XV, ya sabes que para que sea realista debes conocer la historia al detalle. Si es de fantasía, puedes usar tanta creatividad como te plazca, pero si quieres que transcurra en un lugar que existe de verdad, es mejor que trabajes el escenario tanto como puedas.
  • No vayas con prisa. Las prisas no son buenas. Además, no quieres escribir un libro autoconclusivo, ¡estamos hablando de un proyecto más grande! Para que salga bien, debes dedicarle el tiempo que haga falta. Cuando esté listo, lo sabrás.

 

¿Quieres publicar con nosotros?