<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=1797956857139703&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
Editorial Circulo Rojo, 09 de octubre de 2018

Curiosidades de la publicación de libros: Gatos y Literatura

La relación entre los escritores y los gatos siempre ha sido curiosa. Sabemos que muchos de ellos han pasado gran parte de su vida rodeados de ellos, en convivencia, e incluso mostrándolos públicamente en medios de comunicación y entrevistas.

¿Quieres publicar con nosotros? 

Es más, hay libros en los que plasman el amor que sienten por los felinos, como “Perros, gatos y lémures”, publicado por la Editorial Errata Naturae, o “Los gatos de Hemingway” (Carlene Fredericka Brennen). En Editorial Círculo Rojo, por medio de la autopublicación de libros, tenemos algún título que tiene que ver con los simpáticos animales, como el cuento infantil “Velvet”, “Relatos de una vaga hiperactiva”. “Caricias de gato” o “De dónde vienen los gatos”.

 

Los motivos de esta complicidad entre autores y gatos deben obedecer a algunos motivos. Suponemos que el respeto y la confianza, característica de estos animales, tiene mucho que ver. ¿Coincide esto con vuestras opiniones?

 

Son muchos los escritores, algunos de las mejores editoriales, a quienes asociamos un gato junto a ellos, como inseparables amigos: Patricia Highsmith, Borges (con su gato “Beppo”, al que bautizó así por el gato de Lord Byron), Julio Cortázar (“Theodor Adorno”), Charles Bukowsky (“Snow White” era el nombre de uno de sus nueve felinos), Dickens (“Bob”), Hemingway, Poe (“Catarina”), Herman Hesse (“Lowe”), Truman Capote, Benito Pérez Galdós, Mark Twain (“Bambino”), Jean-Paul Sartre (“Nada”), Víctor Hugo (“Chanoine” y “Mouche”) o Philip K. Dick son tan solo unos pocos ejemplos.

 

Y no queremos despedir este post sin mencionar a los gatos más famosos de la literatura, “El gato con botas”, “Cheshire” (Alicia en el País de las Maravillas), o al más terrorífico, el protagonista del cuento “El gato negro” de Edgar Allan Poe.

 

¿Quién sabe si después de leer estas líneas no te han entrado ganas de publicar un libro sobre gatos?