<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=1797956857139703&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
Editorial Circulo Rojo, 22 de mayo de 2020

¿Te gustaría enseñar a escribir poesía a tus hijos?

La poesía lleva con nosotros, literalmente, toda la vida. Desde la Edad Media, los juglares hacían juegos de palabras con diferentes rimas, hasta el punto de que, grandes obras de nuestro país, están de principio a fin escritas en forma de poema.

La poesía siempre ha existido, existe actualmente y existirá. A lo largo de la historia, esta ha ido variando en forma, rima, contenido y estética. Leemos poesía desde bien pequeños en los libros del colegio, del instituto, de la carrera (¡e incluso hay poemas escritos en las calles de varios pueblos y ciudades!). Es un género que nunca falta. Un género que nace de las personas emotivas, empáticas, que sienten la vida como una aventura y no dudan en llenarla de metáforas.

¿Cómo hacer que nuestros hijos aprendan a escribir poesía?

En torno a la poesía, hoy nos ocupamos de la siguiente cuestión: ¿cómo hacer que nuestros hijos o pequeños aprendan a escribirla?

  • Sin duda alguna, la mejor receta para despertar el interés de los peques en este género literario es leerles poemas desde que son muy pequeños. Antes de dormir podríamos, en lugar de leerles un cuento, probar a recitarles cualquier poema de Gloria Fuertes (que es una poetisa bastante ligada al mundo de la lectura infantil), o de Rubén Darío ( “La princesa está triste” es un poema-cuento que tiende a gustar mucho a los más chicos).

  • La siguiente opción son las canciones. ¡Hay millones de versiones musicales sobre poemas muy reconocidos! Véase canciones como “Nanas de la cebolla” (poema de Miguel Hernández), interpretada por Joan Manuel Serrat, o “La leyenda del tiempo” (poema de Federico García Lorca), interpretada por Camarón. Si nuestros hijos escuchan este tipo de canciones desde bien pequeños, las interiorizarán y sentirán la necesidad de conocer más sobre ellas, sobre todo si nosotros puntualizamos que estas se tratan, verdaderamente, de poemas y autores muy reconocidos dentro de la literatura española.

  • Los dos consejos anteriores son muy buenos para introducir a los niños al mundo de la poesía. Sin embargo, existe una idea que nunca falla, y mucho menos en los pequeños. Tim Burton (director de cine de las películas “Pesadilla antes de Navidad”, “Big Fish”, “La novia cadáver”…) tiene un cortometraje llamado Vincent que, de principio a fin, se trata de un poema escrito por el poeta Edgar Allan Poe. La estética del corto, los personajes que aparecen y los elementos que lo componen son muy llamativos a la vista de los niños. Otra película que contiene un poema infantil, en este caso de la poetisa María Elena Walsh, es Manuelita, la cual es de dibujos animados y cuya trama no dejará a ningún espectador indiferente (“Manuelita vivía en Pehuajó/ pero un día se marchó…”)

    También existe otra película que nos lleva de pleno al mundo poético, aunque esta va más ligada a los adolescentes: El club de los poetas muertos. En ella aparecen numerosas referencias a poemas del grandísimo Walt Whitman, a quien Robin Williams da voz  a través de su “¡Oh, capitán, mi capitán!”. La película trata sobre un grupo de jóvenes estudiantes se ven envueltos por la pasión y el amor que sienten hacia la poesía, todo esto gracias a un profesor que consigue despertarles el interés por este género.


Volviendo al principio, la poesía no sólo tiene una musicalidad al recitarla o mil tipos de variaciones o transformaciones posibles, sino que tiene algo más: es capaz de removerte tan sólo leyéndola. Si, desde bien pequeños, inculcamos a nuestros hijos la poesía, es muy posible que estos desarrollen una gran capacidad de empatía (debido a los diferentes sentimientos que se contemplan en ella), una sensibilidad que desarrollarán más allá del mundo que conocemos y que los hará disfrutar de todas sus vivencias con mucha más intensidad y, además, se convertirán en personas más pasionales y curiosas. Así que, si quieres conseguir esto en tus peques, la próxima vez, ¡ya sabes! Antes de dormir, deja aparcado el cuento de Pulgarcito y lee a tu hijo tu poema favorito.

En poco tiempo, podrán formar parte de nuestro elenco de poetas, y así participar en los premios de Editorial Círculo Rojo en la categoría de 'Pequeños Autores'. ¡Nada los motivará tanto!

Os invitamos a presentarles a los niños una mirada tierna de la poesía, pues desde su perspectiva inocente, todo se experimenta con más intensidad.

CTA CÓMO EDITAR UN LIBRO